En situaciones de divorcio o separación, padres no deben anteponer sus propios intereses: Armando Díaz Salazar

Imparte conferencia en el Poder Judicial sobre manejo de la madurez y las emociones.

En el marco del ciclo de conferencias “Cómo ser un superhéroe emocional para tu hijo o hija durante el proceso de divorcio o separación”, organizado por el Tribunal Superior de Justicia y el Consejo de la Judicatura del Estado, que preside el Magistrado Edel Humberto Álvarez Peña, el Director de Vida Plena Xalapa, Armando Díaz Salazar, quien cuenta con las licenciaturas en Derecho, Teología y Filosofía impartió la conferencia denominada “Madurez”.

En entrevista, sostuvo que “los padres no deben anteponer a sus propios intereses al interés superior del menor; ese es el pivote que debe mover en estas situaciones de conflicto. Los padres debemos poner por delante el bien superior de los niños y partiendo de ahí nosotros tenemos que empezar a trabajar para crecer; también debemos trabajar con el problema de la ira porque luego no sabemos controlarla y empezamos a dañar; la gente necesita entender que tiene que trabajar en sí mismos para desarrollar la madurez y los rasgos que se necesitan para solucionar los conflictos de manera pacífica”.

Dijo que en el caso de los conflictos “los adultos son la clave porque afectamos de tal manera a los niños por el solo hecho del divorcio; eso es algo demostrado científicamente pero cuando los padres no saben arreglar el conflicto y toman a los niños como campo de batalla se afecta doblemente a los menores; por eso hay que trabajar con los padres; si los padres desarrollan la madurez y sensibilidad hacia sus hijos se puede disminuir mucho el daño que se ocasiona a los pequeños”.

Por otra parte, señaló que “en la organización que yo presido, Vida Plena Xalapa, hemos podido ayudar a parejas en separación y en conflicto para llegar a un arreglo sin necesidad de pleitos, odios ni resentimientos que tanto dañan a la pareja, ex pareja y a los hijos; por eso el valor número uno a promover es el respeto; necesitamos aprender a respetar al que está frente a nosotros pero máxime a un menor que no tiene la capacidad de discernir la situación y mucho menos de sortearla”.

Finalmente, destacó que “la razón número uno en las crisis y conflictos entre los seres humanos es la falta de madurez; actuamos como niños por las emociones de manera visceral y eso hace que sea imposible arreglar los conflictos y los problemas afectando directamente a los niños; entonces la idea es poder dar algunos principios a las personas para aprender a manejar la madurez; si las personas aprendemos eso lograremos arreglar los conflictos de mejor manera”.

Presentes en la conferencia padres de familia y servidores públicos de las distintas áreas que integran el Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: