«El rescate de hoy demuestra que se necesitan barcos de búsqueda y rescate».


El Ocean Viking, operado colaborativamente por Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Méditerranée, solo llevaba aproximadamente 10 horas en la zona de búsqueda y rescate cuando llegó una alerta de socorro anoche, a través de la organización Alarm Phone, que estaba en contacto directo con los Centros de Coordinación de Rescate de Italia y Malta. Estuvimos buscando toda la noche y ya habíamos desplegado los botes de rescate una vez, antes de que un avión de patrulla militar finalmente lograra ver la barca temprano en la mañana. Ahora tenemos a bordo 85 hombres, mujeres y niños vulnerables, el más joven tiene solo un año. Si bien logramos llevarlos a todos sanos y salvos a bordo del barco, es evidente que si no los hubiéramos encontrado esta mañana, podría haberse convertido fácilmente en otro trágico naufragio. A pesar de que intentamos comunicarnos constantemente con el Centro de Coordinación de Rescate de Libia desde que recibimos la alerta de socorro, no recibimos una respuesta hasta mucho después del rescate, ofreciéndonos ir a Libia, lo que es contrario al Derecho Internacional. Nunca retornaremos a las personas a Libia. Conocemos los horrores de los que están huyendo estas personas en ese país. Sabemos que la situación es tan desesperante que sienten que la única opción para sobrevivir es lanzarse al mar. Nadie debería verse obligado a elegir entre arriesgar su vida en el mar o permanecer atrapado en un ciclo de abusos en Libia. Esto no es una elección. Las circunstancias en que finalmente se encontró a este barco en peligro y la respuesta de las autoridades, sean libias, italianas o europeas, muestran cuán desconcertante es la situación en el mar, porque los estados no están priorizando su deber de salvar vidas. «Mientras Europa no actúe dando soluciones humanas y sostenibles, las personas se verán obligadas a emprender este viaje mortal. No nos sentaremos a observar cómo las personas se ahogan en el mar», Sam Turner, jefe de misión de MSF para Libia y las operaciones de búsqueda y rescate. Según los primeros testimonios de las personas rescatadas que se encuentran a bordo, otro barco había salido de la costa al mismo tiempo. El Ocean Viking sigue en el área, listo para ayudar a otras posibles barcas en peligro. La información en tiempo real sobre esta operación de búsqueda y rescate también se ha transmitido a las autoridades maltesas e italianas, así como a los Centros de Coordinación de Rescate alternativos más cercanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: