Continúa curso sobre teoría del caso, del delito y prueba pericial a servidores públicos del PJEV

Este día el Tribunal Superior de Justicia, el Consejo de la Judicatura del Estado y la Escuela Judicial, llevaron a cabo la segunda parte del curso denominado “Teoría del caso, teoría del delito y prueba pericial”, dirigido a servidores públicos de los distritos judiciales de Xalapa y Coatepec, a cargo del Doctor Roberto Carlos Ramírez Aldaraca, Perito Criminalista de Campo de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Al respecto, Ramírez Aldaraca sostuvo que “este día continuamos revisando los pre-supuestos, cómo se construye una teoría del caso; lo abordamos desde la perspectiva del método científico y disertamos sobre la importancia de la prueba; además, hicimos un ejercicio de un caso práctico sobre una muerte violenta; me parece que estos temas resultan de importancia por la exigencia y la demanda social”.

Señaló que “la vinculación del curso con la realidad material y objetiva, que son los eventos violentos que suceden y acontecen en nuestro país con la dogmática, creo que en esa homologación debemos comprender que tenemos una obligación y una necesidad de erradicar ese tipo, ya ni siquiera de conductas porque no está en nosotros la prevención, sino la intervención y buscar que se manejen los mecanismos y herramientas correspondientes desde la dogmática penal para que este tipo de eventos ya no surjan”.

Dijo también que “tenemos que conducirnos siempre bajo tres pilares: la deontología o ética profesional; particularmente en el caso de los peritos y de servicios periciales en general al ser la parte objetiva ya que ofrecemos los elementos probatorios para la teoría del caso; debemos ser conscientes precisamente de esa importancia, que todas nuestras intervenciones deben tener una validez y una confiabilidad científica alta; olvidarnos de la probabilidad y centrarnos en los datos duros, en el hecho fáctico”.

“Segundo, sistematizar, apegarnos al método, a todo lo metodológico, lo teórico, siempre respaldar la actividad operativa con información teorética y ya no con los famosos adagios antiguos de saber y entender sino que realmente nos apeguemos a la doctrina, a la teoría; y el tercer pilar sería considerar que dentro de todo el sistema judicial, penal, sea de procuración o impartición de justicia, hay un compromiso como servidor público para poder combatir la corrupción; tenemos que trabajar desde dentro, precisamente, para ganarnos la confianza de los ciudadanos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: