De Fachadas Floridas

Nora Guerrero

¡Salvemos nuestro hogar!

¡Feliz día estimados lector-lectora. Hoy continúo mi charla con el doctor Mario Vázquez Torres, creador del Vivero Liquidámbar, quien nos dice de manera contundente:

            “México es uno de los diez países del mundo más ricos en diversidad biológica. Esto quiere decir que una de cada diez especies vivientes en el planeta, está representada en nuestro país. Tenemos grupos muy grandes que son esencialmente mexicanos y otros más pequeños, algunos incluso, representados por especies exclusivas. Situación que se refleja en el estado de Veracruz debido a la gran diversidad de ambientes, a la historia natural, a la historia geológica, a la actividad volcánica y a la presencia de los sistemas montañosos que tenemos. También podemos hablar de una amplia variación ambiental desde el nivel del mar hasta arriba de los cinco mil metros, por lo que es considerado el tercer estado de la república con mayor riqueza biológica, sólo después de los estados de Oaxaca, el primero y Chiapas, el segundo.

            Sin embargo, hay una situación que es obligado resaltar: Efectivamente, Veracruz es un estado muy rico desde el punto de vista cualitativo pero, cuantitativamente, muy devastado. Es una desgracia que, cuando menos, el 90 por ciento de la superficie terrestre de nuestro estado, ha sido tremendamente transformada. Es decir, la capa verde, la piel de la tierra, ha sido maltratada de manera exhaustiva. Fundamentalmente por el cambio de uso de suelo: una agricultura desordenada, una ganadería intensiva y también desordenada. Ambas actividades muy importantes pero, de baja productividad: Un gran desperdicio en proporción a los beneficios logrados.

            Nuestro territorio cuenta con una treintena de ecosistemas  de los que sólo nos quedan ‘manchoncitos’ o pequeños parches representativos de esos ecosistemas, situación desastrosa que ocurre, prácticamente, en todo el país y hasta podemos decir que en el mundo. 

            Sin embargo, también se sabe cómo se puede ir mejorando la situación o por lo menos evitar que empeore, pero se hace poco. En la práctica hay poco trabajo para  evitar el error que cometemos al destruir profundamente nuestra casa, nuestro hogar, nuestro entorno, gracias al cual, ¡vivimos! Hoy día, es cotidiano en nuestra sociedad y en el mundo el tema de la sustentabilidad, pero la experiencia nos dice que eso es un ideal difícil de alcanzar porque en la práctica hacemos muy poco, comenzando por nuestra casa; donde intervienen los distintos niveles de educación, sistemas políticos y otros. El caso es que estamos desbaratando nuestra casa, la única que tenemos…”

            Otro factor es el cambio climático, del que hablaremos en próxima entrega. Gracias Doc.

            Y no se me deprima, recuerde la fábula del colibrí: De gotita en gotita, podemos salvar a nuestra casa llamada Tierra. xalapaflorida@hotmail.com            

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: