Números Rojos

La Politización del Cubrebocas

Brenda Caballero

¡Mira! ¡No usan cubrebocas! Es la expresión de mi madre cuando ve que alguien pasa por la calle sin cubrirse nariz y boca. Ante su insistente comentario, trato de tranquilizarla y decirle que cada uno de nosotros decide cómo cuida su salud. Entre dientes, me da la razón, pero sigue molesta y refunfuñando.

¿Por qué te enojas? No vale la pena –le insisto. Ante mi argumento me revira y dice. “Si usaran cubrebocas tendríamos menos contagios”. Definitivamente le doy la razón.

Contrario a la manifestación de Hugo López Gatell de que el cubrebocas es una medida auxiliar de prevención contra la Covid-19 y que no se hará obligatorio porque se confía en la sociedad, en mi opinión sí debería ser obligatorio usarlo. ¡Vaya! hasta mi sobrino de 8 años se pone su cubrebocas y hasta me cuestiona del nombre: “se llama cubrebocas, no cubrenariz”. Reconozco que me dejó pensando y hasta me remonté a la historia del cubrebocas, donde cita que en el año 1905, durante la fiebre escarlata y su contagio a través de gotitas, las enfermeras se vieron en la necesidad de tapar también su nariz, para no contagiarse.

Me cuesta entender que años después, tras el éxito del cubrebocas para evitar infecciones, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud a veces lo use y a veces no, cuando él debería poner el ejemplo a la población; o que tenga expresiones como que se lo va a poner para que le tomen la foto. Realmente no ayuda a la gente.

O como la expresión del Presidente Andrés Manuel López Obrador: “Me lo voy a poner cuando no haya corrupción. Hagamos ese acuerdo, vamos a apurarnos a acabar con la corrupción para ponerme mi tapaboca para que ya no hable”.

Entonces ¿Cuándo se pondrá el Presidente el cubrebocas? Nunca, porque la corrupción sigue desde todos los frentes.

¿Aumentaría el uso del cubrebocas en la población si el Presidente lo usara? Definitivamente así lo creo. Andrés Manuel López Obrador es ejemplo viviente. ¡Vaya! sería más fácil explicarles a mis abuelos de 97 y 88 años que el virus no se ha acabado al mostrarles en las noticias al Presidente usando cubrebocas.

¿Por qué no usa cubrebocas el Presidente? Muchas veces ha argumentado que los especialistas no se lo han indicado así, o que no está demostrado científicamente que el cubrebocas ayude, pero su declaración de ayer, de ponerse el tapaboca para que no hable hace pensar que el no usarlo lleva otro contexto.

Se ha politizado tanto el uso del cubrebocas en el Presidente que hasta algunos panistas iniciaron un juicio de amparo para que el Presidente lo porte. ¿Están hablando en serio? ¿De verdad es necesario usar recursos públicos para que el Presidente se ponga el cubrebocas, cuando tenemos miles de asuntos sin resolver por parte de nuestras autoridades?

Da tristeza ver la polarización de la población en algo tan simple como que todos nos pongamos un cubrebocas para evitar contagios y más cuando todos los días los casos de Covid-19 en México aumentan. Si no creemos en el cubrebocas, al menos hagámoslo por solidaridad con las miles de familias que han perdido a sus seres queridos. #UsaCubrebocas.

@NumerosRojos_BC

caballero_brenda@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: