Comunicado Dominical

ANTE TODO LA FAMILIA

Pbro. José Manuel Suazo Reyes.

Hemos comenzado este año 2021 reconociendo el valor tan grande que tiene la familia. La familia natural seguirá siendo el núcleo fundamental de la sociedad. Es la célula básica que forma a los ciudadanos y la escuela fundamental de la vida de todo ser humano. La familia es el ámbito natural donde se gesta, cuida y protege la vida. Sobre la familia, la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: «La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado» (Art. 16, 3).

La crisis sanitaria causada por el COVID-19 nos ha llevado a reafirmar la
grandeza de la familia. La familia es de hecho la que ha sostenido a las personas sobre todo en los momentos de duelo o ante las diferentes crisis que han enfrentado. La familia ha brindado apoyo, cercanía y consuelo. La familia ha servido de hospital para atender a los enfermos; ha sacado sus recursos y los ha multiplicado para sostener a aquellos integrantes suyos que perdieron su empleo, la familia ha dado cobijo a los que se quedaron solos o abandonados. La familia ha sido casa de oración, fuente de ternura y escuela de comunión y reconciliación.

Por todo esto la sociedad y el Estado, como se señala en la Declaración
Universal de los Derechos Humanos, debe proteger a la familia, no destruirla o sustituirla. Es por eso que lamentamos las políticas públicas de muerte que algunos actores desde diferentes ángulos han estado orquestando en contra de la familia. Estas políticas anti familia buscan tener individuos sin vínculos familiares, y por eso fomentan la reducción de la población vía abortos, uniones familiares que no pueden procrear, y aniquilación de ancianos y de enfermos. Parece que su único fin es borrar a la familia.

Este año 2021 será decisivo para los ciudadanos que escogerán a los nuevos
diputados federales y locales; los temas de familia, vida, valores y libertades
fundamentales serán sin duda motivo de discernimiento serio. Los ciudadanos tendrán que definir su futuro en base a las plataformas y prácticas políticas y a la situación que estamos viviendo.

Para la Iglesia Católica, este año 2021, conforme a los anuncios que el Papa
Francisco ha hecho en sus diversas alocuciones, tendrá un marcado acento
familiar. Tenemos el caso del año jubilar de San José y un año dedicado a la
familia.

Con motivo del 150 aniversario de la proclamación de san José como patrono de la Iglesia Universal el Papa Francisco, el pasado 8 de diciembre de 2020, convocó a la celebración de un año jubilar de San José. Esto será una buena oportunidad para meditar en la importancia que tiene la figura paterna en el hogar. San José es imagen del hombre bueno, sabio y santo, modelo del padre de familia comprometido con la protección de la vida; imagen del varón que inspirado en principios religiosos hace la voluntad de Dios, desempeña un trabajo y junto con María se encarga de que el hijo crezca en sabiduría, edad y gracia delante de Dios y de los hombres.

Por otra parte, en el Ángelus del pasado 27 de diciembre de 2020, fiesta de la Sagrada Familia, el Papa Francisco anunció un Año dedicado a la Familia que dará inicio el próximo 19 de marzo de 2021 Solemnidad de San José y quinto aniversario de la publicación de la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”. Ese año dedicado a la familia finalizará con el X Encuentro Mundial de las Familias de junio del 2022.

Este Año, dijo el Papa, “será una oportunidad para profundizar en los contenidos de Amoris laetitia, a través de propuestas e instrumentos pastorales, que se pondrán a disposición de las comunidades y familias eclesiales, para acompañarlos en su camino”. “Estamos llamados a redescubrir el valor educativo del núcleo familiar, que debe fundamentarse en el amor que siempre regenera las relaciones abriendo horizontes de esperanza”.

San José es el varón fuerte que protege a la familia de la persecución, de sus
enemigos y de la muerte; La Sagrada Familia es el modelo del núcleo esencial de la sociedad. Este año 2021, no se trata de profundizar en el conocimiento racional de San José o de la Sagrada Familia sino en imitar con actos cotidianos las virtudes domésticas que encontramos en la familia de Nazareth.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: