Bitácora Política

Periodistas en Tiempos de COVID

  • Tienen que trabajar en las primeras filas ante la pandemia
  • Muchos medios de comunicación han tenido que cerrar
  • Ponen en peligro sus vidas, todos los días y las de su familia

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

Uno de los sectores de la población que tiene que seguir en las primeras filas ante la pandemia del Covid 19 es el de los periodistas y reporteros, que todos los días, arriesgan sus vidas, al salir a cubrir y buscar las noticias para los distintos medios de comunicación.

Hasta ahora, no se ha reconocido como se debiera, los riesgos que corren al asistir a eventos como las conferencias de prensa y otros lugares en donde se generan las informaciones.

Desde antes de que comenzara la pandemia, muchos medios de comunicación, debido a la crisis económica han tenido que cerrar sus puertas o en el mejor de los casos, despedir a algunos colaboradores, para aligerar la nómina.

Los que han logrado sobrevivir, tienen que poner en riesgo su salud y las de sus familiares.

Pese a que algunas organizaciones de comunicadores han estado tratando de que el gobierno federal o estatal acuerden algunos apoyos directos, pero hasta ahora ningún político o legislador ha tomado nota.

Precisamente algunas de esas organizaciones han elaborado algunas de las acciones que para cubrir la COVID-19 exige que los periodistas:

•  Sigan las recomendaciones de las autoridades para proteger su salud y la de los entrevistados;

•  Acepten las nuevas reglas de cobertura y distanciamiento físico en el marco de una pandemia;

•  Respeten el trabajo de los profesionales de salud;

• Respeten la intimidad de los pacientes y eviten revelar su identidad o proporcionar información personal detallada sobre ellos sin consentimiento;

•  Conozcan los fundamentos básicos de la epidemiología;

• No amplifiquen las voces de quienes, desde el desconocimiento o la desinformación, aportan a la confusión, la ansiedad y los miedos de las personas;

•  No amplifiquen la estigmatización de las personas afectadas por la enfermedad, sino que, en cambio, difundan mensajes contra estas actitudes;

•  No se hagan eco de rumores o de información falsa;

•  Busquen formas innovadoras de cubrir las noticias y hacer entrevistas, para evitar el contacto directo con pacientes, personas con síntomas o en cuarentena y familiares de esas personas;

•  Eviten congregarse fuera de los centros de salud, asilos o residencias, y no entren en áreas de acceso restringido;

•  Informen con pasión, no con temor;

•  Eviten el uso de fotografías o imágenes de video, que puedan contribuir a generar estigma o provocar miedo, como mostrar sólo personas con barbijo o imágenes de personal de salud con el equipo de protección personal para ébola en áfrica, que no aplica para atender a pacientes con la covid-19.

Cubrir la COVID-19 requiere un periodismo que:

1.   Sea ético y responsable;

2.  Esté comprometido socialmente;

3.  No sea sensacionalista ni alarmista;

4.  Transmita hechos e información veraz sobre la enfermedad, no miedos;

5.  Recurra a fuentes confiables, científicas, verídicas y chequeadas;

6.  Cite a científicos, investigadores, salubristas, académicos y especialistas de diversas disciplinas que despejen dudas y lleven claridad a la población sobre la situación;

7.   Informe con veracidad sobre las medidas que ayudan a contener o mitigar la propagación de la Enfermedad;

8.  Refleje el trabajo y la situación que atraviesa el personal de salud, que es crítico en la respuesta a esta Epidemia;

9.  Informe sobre las historias de superación de los pacientes o las comunidades que toman medidas para enfrentar la enfermedad o países que dan ejemplos con su abordaje;

10. Contribuya a las soluciones con su reporte.

Aunque las autoridades de salud juran y aseguran que ya pasó lo peor y que nos encontramos ya en el famoso semáforo verde, que implica que se pueden realizar todas las actividades con toda normalidad, incluso las clases en las escuelas, lo cierto es que esto de la pandemia todavía va para largo.

Porque el hecho de que se haya declarado al estado en semáforo verde, no significa que estén bajando las cifras de números de muertos, pacientes confirmados y que en los hospitales haya lugar para internar a los más graves.

No se explica cómo las autoridades de salud afirman que ya podemos pasar a semáforo verde, cuando Veracruz ocupa el tercer lugar a nivel nacional por el número de pacientes fallecidos, solamente por debajo de la ciudad de México y el Estado de México.

El último reporte indica que ya son 40,704 casos los reportados y siguen aumentando cada día, no van a la baja como se pretende hacer creer.

Los muertos reconocidos por COVID son 5,953 pero seguramente que para mañana ya pasarán de los 6,000 SEIS MIL MUERTOS.

Aunque nos quieran hacer creer que ya estamos en semáforo verde y los reporteros siguen ahí, cubriendo todas las noticias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: